02 de abril, 2016
Diario del desarrollador CXLII – Horizonte de referencias
Diario del desarrollador CXLII – Horizonte de referencias

Me piden que escriba sobre un tema para una web. Acepto con celeridad. Luego me pregunto que qué sé yo sobre el tema en cuestión. Repaso mentalmente. Me hago una listita en mi cabeza. Taxonomizo conocimiento. Y luego hago lo que mejor sé hacer: buscar en Google y leer cosas. Le pregunto a un par de personas. Me mandan referencias y enlaces. Entonces es cuando me doy cuenta de que he absorbido demasiado información y ya no sé ni por dónde empezar. También tengo por seguro que una vez escrita la primera línea, no podré parar hasta acabar con todo.

Unepic

Es curioso el caso de Unepic: un juego de hace cinco años que sigue tan vivo como el primer día. Ahora, en PS4 y Vita, por si no lo habías jugado en PC, Linux, Mac y WiiU. Digo curioso porque casi nadie habla de él. Cuando nos referimos a los indies prototípicos siempre vamos a los mismos, incluso a nivel patrio. Pero si alguno estaba ahí en el origen, y creado por una sola persona, más indie imposible, es este. Voy a soltar aquí sin mucho disimulo un gameplay que salió ayer mismo del juego para que veáis que sigue siendo lo mismo. Si funciona, para qué cambiarlo.

Unepic

Los chinos en la habitación

Dos noticias más o menos relevantes: una, Everybody’s Gone To The Rapture, el juego de The Chinese Room (nada que ver con Bioshock), llegará a PC más temprano que tarde, según cuenta Rockpapershotgun. Pero no solo queda ahí la cosa. Su próximo juego será, en palabras del director del estudio Dan Pinchbeck una «aventura isométrica inspirada en los juegos de rol y los wargames». Tiene pinta que de Dear Esther ya no quedará mucho aquí dentro. Pero a saber qué tiene preparado el estudio que casi invento los first person walkers. No hay vídeo ni nada, así que os dejo una imagen agradable para esta mañana de primavera. Es bonito.

Total Dark

capibara

Saltitos

A veces no puedo con todo. Apuntar y disparar ya es complicado, para estar moviéndote y saltando como si todo fuera fácil. Así que Seraph tiene la solución para nosotros. Centrándose más en hacerlo bonito y convertirte en un acróbata del Circo del Sol (terrible espectáculo), el juego apunta por ti. No te preocupes, lo tenemos controlado. Tú te encargas de ser una saltinbanqui con alas o, como dice el propio trailer, un ángel. Alguien se ha estado leyendo últimamente Alita, Ángel de combate. No pasa nada. Está guay. Una vez me gustaba una tía y a ella le gustaba Alita

Seraph

Otro más

¿Tiene mucho sentido que hablemos aquí, como en el otro millar de webs similares, sobre Enter the gungeon? Veréis, al principio me parecía un Nuclear Throne con colores bonitos y poco más. Pero cuanto más cerca está la fecha de salida del juego, más noto un escalofrío en la espalda que me exige jugarlo. No solo son colores bonitos, es una explosión de color, de movimiento, de velocidad y proyectiles a millares intentando robarte la vida. Esto sale en tres días, ni más ni menos, y es muy complicado superar la maestría de Nuclear Throne, pero parece también muy complicado ignorar este juego.

Enter the gungeon

Documental

Seriedad, por favor. Brace for Impact es un documental sobre el desarrollo de Crashlands y los tres hermanos que lo llevaron a cabo. Al principio parecía tan solo eso, otro documental más a rebufo de Indie Game: The Movie, esta vez sobre los desarrolladores de St. Louis. Todo se complicó bastante y la idea inicial del documental derivó hacia otra cosa cuando a uno de los hermanos le diagnosticaron un linfoma en estadio IV. No dejan de lado el propio desarrollo del juego, pero ya hemos visto en los últimos tiempos como el videojuego ha ido ganando en subjetividad e individualidad mediante esta forma de aunar la vida privada y la profesional de sus creadores. Cuidado corazones sensibles.

Brace for Impact: The Crashlands Story

Acerca de Diego Freire


Pequeño burgués posmoderno, cuyos placeres poco culpables son las películas de hostias con machos alfa, las novelas pulp con mujeres ligeras de ropa y quedarse en casa mientras la gente va a conciertos. Podéis leer más desvaríos del muchacho en su portfolio.

No hay comentarios