27 de octubre, 2016
IF Comp 2016
IF Comp 2016

Fair
Hanon Ondicrek
2016
Desventuras de una autor autopublicado
Digital
ifcomp.org/ballot/#entry-1504
Fair
Fair – Juegos de la IF Comp 2016
Fair – Juegos de la IF Comp 2016

Estoy seco, no me quedan ideas que compartir sobre la Ficción Interactiva o sobre mi experiencia en los concursos. Así que hablemos de las experiencias de otros. Esos sufridores llamados «autores de ciencia ficción autopublicados». ¡Ah! el mundo de la autopublicación… se ha escrito tanto y aún queda tanto por escribir. Lo que no hay tanto son juegos que reflejen la idiosincrasia del autor publicado, y la obra que nos ocupa hoy tiene todo el cóctel de elementos perfecto para que disfrutemos a su costa.

As the most famous self-published Science Fiction author residing in Hillview, you are eminently qualified to judge their annual Elementary School Science Fair.

Fair – Hanon Ondicrek

Muy divertida «historia cotidiana» en la miserable vida de un autor autopublicado. Ambientado en una feria de ciencias. ¡Con niños! ¡Y política!

Usabilidad en móvil: Casi. Es parser a través del intérprete javascript Quixe. Quixe mola. Funciona. Tiene algunos problemas ligeramente molestos con que el teclado virtual se esconde y sale por si mismo varias veces, pero se puede jugar. Eso sí, al parser siempre mejor jugar en teclado y escritorio.

General: Esto es genial. Es un juego de parser y modelo de mundo realizado en Inform 7 en el que el jugador debe sobrevivir en una feria de ciencias del colegio local a la que ha sido llamado en sustitución de otra personalidad «más importante» que ha caído enfermo. Vamos, que somos un segundo plato.

An important-looking man, casual, still keeping hip with a goatee, walks over and offers his hand. “A.B. Astherton? So good to finally meet you! Anyway, I’m Principal Bob McMaitlend. Welcome to Hillview Elementary! I wanted to express my sincere thanks for what you’re doing for us by judging the Science Fair this year!”

He shakes your hand warmly, and you notice the Science Rocks! button with a picture of some literal rocks on his blazer. “We always try to get a local celebrity with a background in science, but Weatherman Dan Casey was diagnosed with a case of pinkeye just yesterday. He looks awful and can’t touch anything and you’re doing us such a solid coming in last-minute. All our prayers are with Weatherman Dan, and I’m sure yours are too!”

1) “My pleasure”
2) “I will certainly pray for him”
3) “I’ll keep him in my thoughts”
4) “You realize I write science fiction, right?”
5) “Thanks for letting me autograph some books.”

El juego tiene tres actividades principales: intentar vender copias suficientes para pagar el alquiler, echar un ojo a las exposiciones preseleccionadas de la feria para elegir un ganador, y subir al podio del escenario para anunciar el ganador. Todas ellas directamente son muy divertidas, muy bien desarrolladas y todo escrito con una prosa chispeante (toma logro). Me hizo reir.

En mi primera partida intenté maximizar las ventas, así que me dediqué a la labor de vender libros (y de paso me lo pasé pipa). Para esta parte del juego, tiene una interfaz de elecciones muy inteligente tipo CYOA introduciendo el número de la opción elegida, y así poder ejecutar con facilidad las acciones del vendedor de libros. El juego siempre tiene preparado a unos clientes potenciales generados proceduralmente seleccionados de un grupo de características de la gente que usualmente transita ese tipo de ambientes. ¡Y funciona! Por desgracia no tiene enlaces, y paradójicamente introducir números en un móvil actual no es tan óptimo como pulsar un enlace o introducir una palabra. Además, cuando la interfaz CYOA (tanto para hablar con un personaje como para vender libros) está activada, no se puede usar la interfaz tradicional del parser, y esto significa que no puedes interactuar con el entorno hasta que no te sales del menú y cesas la actividad. Una molestia menor.

Por desgracia la actividad de vender pronto se hace repetitiva, porque la tabla de características de los clientes potenciales es algo limitada, en mi opinión, para la amplitud del juego y la necesidad de dinero a ser ganada. Pero, mi ovación al autor por conseguir que sea tan divertida.

Cuando al fin sacas la nariz de tu mesa y de tus libros, hay todo un mundo salvaje ahí fuera para distrutar y explorar. Niños, visitantes, algunos padres, e incluso el director del colegio, una persona muy conservadora que contrasta con la ley de la jungla que impera en la feria; todo está sabrosamente caracterizado. Da la sensación de que el autor conoce bien el ambiente, o que se ha documentado muy bien para esta obra.

A long-limbed androgynous teen getting a drink from the fountain.

—”Is this like Harry Potter?” is the way-too-enthusiastic question.

—”Yes”

—”My gosh, I can’t get enough of Harry and his adventures either!” you quip.

Looking good.

Your potential reader shows you a web page on their phone. “I can get this on Bookburn.com for fifteen dollars. Can you do better than that?”

El juego tiene el tipo de agencia y libertad que a mi me gusta. Puedes aproximarte a la feria de la forma que quieras, te puedes limitar a vender libros (o intentarlo) todo el tiempo y pasar completamente de las exposiciones, luego subir al podio y elegir un ganador al azar (injusto y cruel, pero igualmente divertido), o puedes intentar hacer trampas en cuanto a vender con una decisión muy poco ética que no voy a destriparte; o sencillamente puedes irte fuera, al frío, a echar un pitillo con los fumadores. No hay condición ganadora óptima, tan sólo varios finales agridulces, más tirando a amargos, de esos que nos hacen creer un poco menos en la humanidad. Y eso está bien.

Tuve algunos problems de orientación, aprendiendo que para revisar las exposiciones uno debe de ir hacia el oeste cinco veces, desde el pabellón principal. Pero creo que es una característica difícil de mapear apropiadamente. Y el espacio de la feria se siente atestado (de letras) y ruidoso, ya que uno de los vídeos de la exposición no para de invadir el resto de localidades, con el experimento de un niño que intenta probar científicamente «¿cuánto más dolor pueden aguantar mis hermanos?». Algo confuso, pero perfecto para el escenario.

Al final, es el tipo de trabajo que mejora con la experiencia de rejugar obsesivamente. Es un tipo de simulación de un espacio social, en el cual cuanto más explora más consigues, ya sea recursos para sobrevivir, como pistas de las relaciones entre la gente de la feria, y algún que otro sucio secreto.

Puntuación: Definitivamente excelente. Es un 9 porque no pretendo en realidad dar un 10 a nadie, y porque el contenido procedural generado para los clientes potenciales necesita de más variedad. Pero este juego sencillamente es impresionante.

Acerca de Ruber Eaglenest


Es diseñador de videojuegos, co-fundador de la compañía familiar Wingless Little People. Editor de Indie-o-rama, crítico, escritor, y entrevistador, además es autor de Ficción Interactiva (o Aventuras Conversacionales) y teórico del medio, donde es conocido como El Clérigo Urbatain. En sus ratos libres es arqueólogo de mundos video-lúdicos virtuales.

No hay comentarios