16 de diciembre, 2013
Familiar Game Jam, tras los pasos de la Ludum Dare
Familiar Game Jam, tras los pasos de la Ludum Dare

Ahora que la Ludum Dare ha venido y se ha ido como una exhalación, es el momento de echar un vistazo a un evento recién nacido en nuestro país que comparte espíritu con aquélla. Dimensiones aún no… pero todo se andará.

El pasado fin de semana del 29 de noviembre al 1 de diciembre tuvo lugar en Sevilla la primera edición de la Familiar Game Jam, organizada por el equipo de Familiar y 1 Coin y patrocinada por Bravo Estudios y Genera Interactive, que reunió a un nutrido grupo de creadores con el objetivo común de dar a luz un videojuego en 48 horas. El tema escogido por votación fue «drogas», nada menos. Pero de una idea a priori tan poco edificante surgió precisamente todo lo contrario: una explosión de creatividad e ingenio, una diversidad de creaciones a cada cual más dispar que demuestra que una simple palabra puede encerrar mil y una interpretaciones diferentes. Es uno de los grandes valores de esta clase de eventos, sin duda. El otro no es menos importante: las jams se convierten en lugares de intercambio, de aprendizaje, donde las colaboraciones esporádicas pueden dar lugar a equipos sólidos de trabajos.

Todo esto y más es lo que se vivió en la Familiar Game Jam, cuya sede se situó en el espacio cultural La mirada rota. Hasta allí se desplazaron numerosos participantes con sus bártulos, programando y diseñando frenéticamente durante las horas en que permaneció disponible para ello (el local se cerró a partir de cierta hora de la noche, entre otras cosas para «obligar» a los participantes a tomarse el necesario descanso). Otros equipos, por el contrario, prefirieron trabajar en remoto, permaneciendo siempre en comunicación directa con los organizadores a través de chat y correo electrónico. El motivo de esta decisión no era sólo la comodidad, sino también una imposibilidad física de acudir. Y es que muchos de los participantes se apuntaron desde otras ciudades de Andalucía, desde Barcelona… ¡incluso desde Casablanca!

fam_2

Al final, después de horas de sueño sustituidas por líneas de código, agobios, prisas y entusiasmo compartido, más de una docena de juegos fueron presentados en la tarde del 1 de diciembre ante una audiencia heterogénea, compuesta por los propios participantes, familiares y amigos. Un ambiente de lo más distendido y cercano; una clara muestra de que al final lo realmente importante de esta clase de eventos es compartir y disfrutar en compañía de los resultados obtenidos, sean éstos cuales sean. Sin vencedores ni vencidos.

Si tenéis curiosidad por conocer más sobre los equipos participantes, en el tumblr de Familiar Game Jam nos ofrecen una semblanza de algunos de ellos. Y en su página web tenéis la oportunidad de probar varios de los juegos resultantes del evento.

Para terminar, cedemos el testigo y la voz a los tres organizadores: Sergio de Prado de Familiar, e Isaac Moreno y Carlos Díaz de 1 Coin Studio, quienes charlaron con nosotros acerca del nacimiento del evento, la experiencia del fin de semana y sus expectativas de futuro.

¿Cómo surgió la idea de la jam?

sergioSergio: La idea empezó en la Ludum Dare del año pasado, en la que íbamos a formar un grupo para participar. Pero al final la gente se fue rajando poco a poco, y me quedé con el gusanillo de hacer una game jam presencial.

Nos unimos a la gente de Familiar, que hace un evento cada seis meses en Sevilla centrado en música de ocho bits, electrónica casera, construcción de cintas… Tenemos un ritmo de talleres, pero queremos orientarnos también a la parte técnico-creativa. En el último concierto de Familiar vinieron ellos dos (Isaac y Carlos); a Isaac lo conocía de haberlo visto alguna vez en la empresa, coincidimos otro día y comentamos la idea… Al ver que les gustó mucho, nos fuimos animando unos a otros.

No conocía la iniciativa de Familiar. ¿Hacéis incluso conciertos en chiptune?

Sergio: Sí, hacemos un evento cada seis meses. Durante el día hay talleres de construcción de pequeños instrumentos electrónicos para hacer música, como pedales de guitarra. Últimamente viene gente que hace data-bending o viene con sus impresoras caseras. Por las noches hacemos conciertos de música híper rara, que normalmente no tiene acceso a un escenario, en un local propio. Llevamos cuatro años haciéndolo.isaac

Isaac: Nosotros [Carlos y él] sí habíamos participado en la Ludum Dare del año pasado, y la experiencia fue enriquecedora. En nuestro caso fue la de 72 horas al participar en la categoría de grupo. Nos encantó, pero nos pilló en medio del desarrollo de Dot, así que nos planteamos participar en otra cuando hubiéramos terminado; en realidad requiere un gasto de energía tremendo… Nos enteramos por pura casualidad del festival de música chiptune que organizan ellos, en una guía cultural de Sevilla, y allí nos encontramos casualmente a Sergio. «¿Tú haces esto?», le dije.

Sergio: Sí, es mi vida secreta [risas]

Isaac: Ese mismo día quedamos y se nos ocurrió hacer una speed-run (así lo llamamos al principio). Hice una pregunta en Twitter: «Desarrolladores sevillanos, ¿qué os parecería una game jam en la ciudad?» La verdad es que tuvo bastante acogida, así que nos lanzamos al toro. Pusimos la fecha, este hombre [señala a Carlos] hizo el cartel, muy guapo, por cierto…

carlos[Carlos ríe]

Isaac: Hombre, yo creo que el cartel ha tenido una parte importante a la hora de llamar la atención de los participantes.

Carlos:
La idea era que llamara la atención y que no hiciera pensar en algo friki o cerrado. El cartel refleja que nos dirigimos a todo tipo de público.

Isaac: Cuando surgió la idea, de hecho, pensamos que íbamos a ser cinco locos «frikeando».

Sergio: Teníamos miedo de no tener respuesta, de que a la gente le cuesta juntarse para todo un fin de semana y realizar ese gasto de energía, que es grande (y estamos padeciendo ahora mismo). Me he flipado mucho con la cantidad de gente que hemos tenido.

¿Cuánta gente se ha apuntado?

Sergio: Apuntados en la web hay 45. Se han añadido después algunos más, así que aproximadamente ése es el número.

¿Cómo creéis que ha sido la experiencia para los participantes, desde que llegaron, el tema de que los grupos de trabajo se formaran en la misma jam…? ¿Habéis visto ánimo de colaborar, de conocer a otros desarrolladores o artistas?

Sergio: La jam la hemos montado entre todos los que han participado. Nosotros hemos tenido la idea, hemos alquilado el local, pero todos han echado una mano.

Carlos:
Queríamos que la gente se implicara en la organización también.

Sergio: El recurso principal para organizar todo esto han sido los propios participantes. Sin participantes, no hay jam.

De todas las jams que hay cada año, vuestra inspiración fue la Ludum Dare, ¿verdad?


Sergio:
Sí, es la que conocemos fundamentalmente.

¿Queréis darle continuidad?

Todos: Sí, seguro, lo vamos a intentar.

Isaac: Personalmente conozco pocas jams que sean así, presenciales. ¿La Global Game Jam? La gente ha quedado muy contenta, hay un par de equipos que se han conocido y ya han quedado en seguir desarrollando juntos…

Sergio: El contenido social, verte con gente, salir de tu cuarto… es muy importante.

Isaac:
La respuesta nos anima a continuar.

¿Qué os gustaría añadir o mejorar en futuras ediciones?

Carlos: Sobre todo, la web: que sea más participativa, que la gente tenga más espacio para añadir sus cosas, como un diario de desarrollo. Que haya más conexión con los participantes remotos, aparte del chat: quizás un foro. Es lo que queremos mejorar sobre todo, ya que no esperábamos que tuviera tanta repercusión. Quizás un local más grande, más gente en la organización…
fam_1


Sergio:
Sí, haría falta más gente en la organización. Esto es algo exponencial; con cincuenta personas ahí metidas nos volvemos locos entre tres.

¿Os habéis planteado contar con facultades, institutos..?

Isaac: Un par de días antes del comienzo hicimos una charla en un aula de la facultad de Informática, y tenemos pensado hacer una mini feria y mostrar todos los juegos que se han creado.

Sergio: De cara a la organización, a mí personalmente no me gustaría que nos casáramos con la Universidad. Hay muchas restricciones en lo físico: las facultades cierran a una hora y ya no puedes entrar. En un sitio como éste estamos muy cómodos, podemos salir cuando queramos, podemos ampliar la hora… La flexibilidad que te da el montártelo tú mismo no la tienes cuando una institución te cede un espacio. Bueno, con la Universidad tendríamos mejor conexión a Internet, que sería un puntazo.

Carlos: A nivel de infraestructura sería mucho mejor, pero la comodidad en este caso creo que es importante.

Sergio: No hemos estado en zapatillas porque no las hemos traído, que si no… A lo mejor sí sería interesante buscar un espónsor privado: gente a la que le interese utilizar estos eventos como caza de talentos. Es productivo para la gente que está buscando empleo y tener feedback, como para quien venga a mirar y pueda ver a gente haciendo cosas muy buenas.

Isaac: Además, en un evento así demuestras que tienes pasión por lo que haces. Si te entregas cuarenta y ocho horas a hacer un videojuego es que es algo que te gusta de verdad.

Acerca de Scullywen


Una especie de bundle friki con patas: videojuegos, rol, juegos de mesa con muchas piececitas de colores, ciencia ficción y fantasía a tutiplén, cómics, series de esas que no tienen audiencia y pueblan los sueños húmedos de Joss Whedon... También escribo cosas, y a veces lo hago con las manos. Y con un gato encima del teclado.

1 comentario