30 de enero, 2015

Roche Fusion
Amulware, Tom Rijnbeek
2015
Shmup
Digital, Steam
rochefusion.com/
Roche Fusion
Roche Fusion
Roche Fusion

No hace mucho que leí aquí o allá que los shmups están desapareciendo porque se han vuelto demasiado enfocados al jugador hardcore. Y no lo dice ningún mindun… ehm, y no lo dice alguien no versado en el tema. Quizás convendría enseñarle al señor Tomonobu Itagaki (de quien proviene la aseveración) este Roche Fusion y su mezcla entre primer impacto casualote cross núcleo de inclemencia hardcore.

El marcianito empieza suave. Muchos colorines, oleadas de enemigos de perfiles geométricos más bien sencillos, algunos lásers y tal. Los distintos grupos de rivales se van sucediendo, y los multiplicadores suben mientras admiramos el paisaje y nos familiarizamos con las distintas rutinas de movimiento y disparo. Cuando limpiamos las primeras pantallas, una primera encrucijada; Roche Fusion ofrece tres mejoras a elegir. Que sea un companion, mejora de arma o arma especial ya es cosa de cada uno. A la velocidad de la luz comienza la segunda fase, y en medio parpadeo estamos envueltos por una tormenta casi perfecta.

Conforme sube la intensidad lo hace la adrenalina, y cada vez tenemos menos manga ancha para apreciar los muchos detalles que intensifican el delicioso look & feel del juego. Con nuestras fintas también se balancea la interfaz, y no tardaremos mucho en descubrir que la pantalla se pixela cuando los escudos bajan a niveles peligrosillos. Las armas especiales (hasta cuatro simultáneas) se hacen cada vez más necesarias, llegando a un punto en el que medimos en latidos cada segundo que falta para que llegue el refresco, y con ello la oportunidad de lanzar esa necesaria andanada de misiles, o láser omnidireccional. Vengan explosiones, rayos, balas y adiós. Roche Fusion es un juego desnudo, que gana más y más profundidad con cada partida. Un juego que gana cuando se afronta acompañado. Y a propósito, no hace falta que el otro piloto sea TAN hardcore.

rochefusion

Acerca de Eduardo Garabito


Artesano del desvarío en cualquiera de sus formas. ¡Síguelo en Twitter para ganar estupendos premios! ¡O igual no!

No hay comentarios