22 de Junio, 2015
Semana de la crítica
Semana de la crítica
Artículo indiespensable
Indiespensable
Semana de la Crítica: Una introducción
Semana de la Crítica: Una introducción

Hola, mi nombre es Diego Freire y esto es Indie-o-rama. Durante toda esta semana, Indie-o-rama se transformará en un lugar para la discusión, la reflexión y el análisis. Nuestro sujeto será la crítica. Por aquí pasarán nombres como Anita Sarkeesian, Scanliner, Bukkuqui, Chiconuclear, Leigh Alexander, Kieron Gillen, Cara Ellison, Austin Walker, Daniel Starkey, Meristation, Anait Games, Polygon, Rock Paper Shotgun, Eurogamer, PBS Game/Show, Extra Credits, Edge o New SuperJuegos. Todo este namedropping tendrá cabida en la serie de post que asolarán esta santa casa. Pero antes, ¿qué es la crítica?

El propio término se ha visto difuminado y su sentido original perdido. Claro que su sentido original es irrelevante hoy en día. Citar a la RAE ahora no sería más que un cliché y una vagueza que nada puede aportar. Lo cierto es que el término crítica no lo he encontrado en ninguna de las páginas webs que he consultado. Ni Meristation, 3D Juegos, Eurogamer España, Vandal o Anait lo usa. Tampoco la GamesTM o New SuperJuegos. Ni el canal de Youtube Bukkuqui lo usa. En su lugar, utilizan el término análisis. Nos encontramos aquí con el primer problema nominativo, el problema original. Para conocer algo, para limitarlo, hay que saber nombrarlo.

Soy bastante partidario de que cada uno use las palabras como le vengan en gana. Pese a todo, necesitamos unos mínimos comunes para poder comunicarnos. No es lo mismo un avión que un helicóptero y no es lo mismo una crítica que un análisis. Toda esa prensa que usa el término análisis está, en realidad, creando una disonancia entre la palabra y su contenido, haciendo que esta pierda todo su valor y peso. El análisis es un texto complejo, profundo y exhaustivo que trata bien un tema en concreto en un conjunto de obras, bien una obra respecto a una totalidad o una ideología, bien una escena, una canción, un párrafo. Todo es analizable. El analista es un forense que abre una artefacto por la mitad, con unas herramientas y una hipótesis en mente. Lo despedaza, lo destroza, para luego recomponerlo y demostrar, con unos argumentos fundados y convincentes, una conclusión. El forense no dictamina si el cadáver es mejor o peor que otro cadáver. No decide si vale la pena haberlo abierto.

glados

En este vídeo de Bukkuqui se habla de la música adaptativa en Portal 2. Primero, se pone en antecedentes al espectador. Qué es la música, cómo funciona, qué valor tienen en los videojuegos. Luego se deconstruye los elementos que forman la música en Portal 2 (el gel azul, el naranja, las plataformas de salto, las torretas, estar cerca de resolver el acertijo), se expone gracias a esta deconstrucción una idea (la experiencia única que otorga la música adaptativa) y se llega a una conclusión final sobre todo esto. Todo este análisis no tendría sentido en una crítica, que otorgaría un párrafo, seguramente menos, a esta idea. O, quizá, ni la mencionase.

Así pues, se me antoja más acertado el término review que sí usan los medios ingleses como Polygon o Eurogamer, incluso la New SuperJuegos se apropia de la palabra. Y, con más acierto, Rock Paper Shotgun se tira a la piscina con el Wot I Think, que, aún enmarcado en la categoría review, es mucho más directo y claro.

Porque review, traducido de forma basta y directa, sui generis, es re-ver, re-visitar. Echar una segunda mirada al artefacto en cuestión. Pero ya no mediante su interacción, no desde dentro del juego, sino desde fuera. Mediante la palabra. Aunque esta problemática la trataremos, sí, otro día. La crítica es eso. Una relectura de aquello criticado en lo que se enumera sus errores y sus aciertos. Claro que la crítica no es nada sin todo el bagaje emocional, educativo y técnico que el crítico lleva con él. Somos nosotros y nuestras circunstancias, que se ven reflejadas en el texto. Por eso, por ejemplo, esta crítica de Battleflield Hardline de Austin Walker es tan certera y superlativa. No solo porque parta de una reflexión sobre las historias que nos contamos de policías (es pertinente, Hardline es la enésima historia sobre policías). Sino por cómo la mecánica y las recompensas están del todo desconectadas. Esa es una gran review, donde se piensa en el juego después del juego y se revisa desde el computo global. Ir en sigilo, sin matar a nadie, no tiene sentido, porque el juego te premia con mejores armas y la historia está escrita para gente que dispara mucho. De las implicaciones raciales que incluye la crítica hablaremos… otro día.

splatoonDe hecho, la crítica se ha ido perdiendo por dos motivos: el primero es la propia mercantilización a la que se somete esta crítica. Como elemento de aprobado o suspenso para los juegos, para las ideas y las personas. En la cabecera de la crítica de Splatoon, realizada por Salva Fernández para Meristation, se puede leer lo siguiente: «Disponible a finales de esta semana a un precio más que atractivo de 35 euros.» ¿El precio es un atractivo para comprarse el juego? De hecho, el precio es algo relevante. Vale, quizá no en Nintendo, por su estricta política, pero en el mundo de GOG, Steam y Humble Bundle, el precio de un juego ya no es un factor distintivo. Además, es un factor externo. No nos está diciendo nada del juego. Tan solo está hablando del mercado.

De hecho, Otogami, una de tantas webs sobre precios de videojuegos y ofertas a la desesperada, creó su propia nota, similar a la que los medios de videojuego ponen en sus críticas, para calcular el valor de un juego en relación a su calidad/precio. Cuanto mejor sea el juego y más barato lo encuentres, mayor será la puntuación. O algo así. Nadie tiene muy claro cómo funciona. Aquí se encuentra el otro motivo del declive de la crítica actual: la exigencia por la objetividad. No hay nada, nada, nada más objetivo que el Otoscore. Es infalible, certero, avalado por un montón de datos, gráficas y números. Ya no tiene sentido la crítica, porque ha llegado la objetividad suprema. Ha desbancado hasta a Objective Game Reviews, el único portal de todo Internet donde las críticas son 100% objetivas. Así que… ¿qué sentido tiene la crítica?

No solo por el rechazo a la crítica por culpa de la contaminación que sufren debido a la persona que la escribe, sino también porque hoy todos podemos ser críticos. Todos tenemos voz y tenemos voto en cualquier blog y en cualquier red social. El último trailer de Fallout 4 ha sido un tanto decepcionante y habrá quien esté de acuerdo y quien no. La crítica, sin embargo, se fortalece en función de esto. No en el consenso, sino en la diferencia. Cuantas más voces, cuantas más críticas y más disentimiento haya, mejor para todos. El problema radica en no aceptar esta disconformidad al leer una crítica con la que no estamos de acuerdo.

El origen de la crítica, si nos atenemos a Terry Eagleton y su La función de la crítica, está en el siglo XVII y XVIII, como ataque al Estado absolutista. «La crítica se abre al debate, intenta convencer, invita a la contradicción. Pasa a formar parte del intercambio público de opiniones. Visto histórica­mente, el concepto moderno de crítica literaria va íntima­mente ligado al ascenso de la esfera pública liberal y burgue­sa que se produjo a principios del siglo XVIII. La literatura sirvió al movimiento de emancipación de la clase media co­mo medio para cobrar autoestima y articular sus demandas humanas frente al Estado absolutista y a una sociedad jerar­quizada.»

Sobre la crítica, sobre su evolución, quizá su salvación, su redención y, en general, sobre crítica a la crítica, hablaremos durante toda esta semana. Podéis seguir el debate en Twitter (seguramente esté yo solo) mediante el hashtag #CriticIOR. Tenemos un viaje trepidante por delante.

La semana de la crítica terminó. Puedes leer el resto de artículos de este especial en los siguientes enlaces: Morid, Nuevo periodismo, Vídeo-ensayo, El desencanto.

Acerca de Diego Freire


Pequeño burgués posmoderno, cuyos placeres poco culpables son las películas de hostias con machos alfa, las novelas pulp con mujeres ligeras de ropa y quedarse en casa mientras la gente va a conciertos. Podéis leer más desvaríos del muchacho en su portfolio.

8 comentarios
  • Roldán García

    Buen texto, Diego, comparto prácticamente todo lo que has dicho.

    Sobre el tema de que ninguna web importante utiliza la palabra “crítica” a la hora de hablar sobre un juego, el tema no es para nada etimológico, es puro SEO. El jugador, al entrar a cualquier buscador en busca de valoraciones sobre un juego, no busca “crítica de X” sino “review de X” o, más todavía en habla hispana, “análisis de X”. A nivel comercial, utilizar “crítica” como palabra descriptora de un texto sobre un videojuego va a tener el daño colateral de menos visitas desde un buscador.

    Cuando empezamos con Xenogames tuvimos una discusión sobre qué palabra usar en lugar de análisis porque no me parecía adecuada por los mismos motivos que dices aquí. Un análisis es algo frío y técnico, no es una crítica o una review. Finalmente un análisis en Google Adwords echó para atrás cualquier alternativa (a mí me gustaba particularmente “comentario”, porque es lo que yo quería hacer, comentar juegos desde un punto de vista personal) por puro SEO.

    Muchas de las webs que has nombrado sabrán (o espero que sepan) las diferencias que aquí has expuesto entre “crítica” y “análisis” y “review” y cualquier otro término que utilicemos para definir un escrito fruto de la experiencia de jugar a un videojuego de principio a fin. Pero estas webs tambień tienen que ganar dinero y van a utilizar el término que más visitas pueda darles, así de sencillo y de triste.

    • Ruber Eaglenest

      Pues eso, como decía por twitter, en mi humilde opinión y de medio expertillo de pacotilla en SEO y márketing online, considero que el número de visitas por buscador es ínfima respecto a la fuente principal de visitas que debe de ser los seguidores habituales y su expansión orgánica por redes sociales.

      Hay que preguntarse, ¿cuánta gente se para a escribir en google “análisis de FIFA 2015”? Pues probablemente mucha. Lo cual contradice mi teoría.

      Pero ¿cuánta gente se para a escribir “análisis de Kung Fury: Street of Rage”? Esto es, en el caso de indieorama jugamos en otra división donde el SEO NO importa. Claro.

      No obstante para competir por los primeros puestos de Google en un “análisis de FIFA 2015” debes de ser Meristation, IGN, Vandal, 3D Juegos o Taringa. Por tanto e igualmente, dudo que para la mayoría de blogs o revistas digitales el SEO importe un pimiento.

      • Roldán García

        Sí y no. Tal vez buena parte de las lecturas vengan de las redes, pero el SEO es igualmente importante. Porque habrá poca gente que busque “análisis de Kung Fury”, pero eso hace quita sea todavía más importante, ya que hay que conseguir que todos esos entren en tu web.

        • Ruber Eaglenest

          Te tengo que dar la razón por objetividad absoluta, pero algo que he aprendido del SEO es que es una “colección” de buenas prácticas que si no las cumples todas al 100% no pasa nada. Y se supone que Google tiende hacia las búsquedas naturales y bla bla bla.

          Total, que he buscado “análisis X” de juegos que dispararían indieorama en un mundo ideal, y no pita. Así que, tienes toda la razón.

  • Ruber Eaglenest

    Creo que parte del uso equivocado de “análisis” viene de la época objetivista (palabra que me acabo de inventar y que no tiene nada que ver con el sistema filosófico y económico vital de Rapture de Bioshock), en la cual, por el afán de ser objetivos los críticos se planteaban la tarea como una labor de “analista” o al menos eso creían. Ya sabes, eso de que en algunos medios cogen o cogían el juego y lo divíden en secciones: gráficos, originalidad, jugabilidad, dificultar, conclusión. Y lo llaman análisis aunque la cosa se quedase pobre respecto al “análisis” académico que comentas, y que pasa por una enumeración descriptiva de lo obvio.

    A partir de ahí los blogs (algunos) cogen el testigo mitad por herencia de esas revistas mitad por inexperiencia en las artes de escribir, o por la incapacidad de ir más allá de lo que he comentado: “descripción de lo obvio”; resultando en unos wallazos of text que no hay quién los aguante.

    En fin, sólo hay que leer cualquier cosa mía de hace 20 años para ver a ese tipo creído en base a la objetividad y razón puro que no era sino pelusilla detrás de las orejas en esto de escribir. Y lo llamaba crítica constructiva. ¡Ja!

    • Andrés

      Mucho más de acuerdo con esta exposición que con las anteriores. Soy de la opinión que la palabra “análisis” se quedó como herencia de esa época en la que en el texto te contaban de qué iba el juego, y en una cajita lateral dividida en secciones veías la puntuación individual de cada una de ellas (la idea de puntuar la “diversión”), y luego para rematarlo, la media aritmética. Toma ya.

      Por otro lado, más simple soy al pensar en la elección de la palabra “review”. Y es que creo que es simple y puramente consecuencia del uso de la palabra “preview”. Ahora ignoro si en la crítica musical, de cine, literatura, etc, se usa tan habitualmente como con los videojuegos, pero creo que tiene mucho que ver.

  • Enrique Hervas

    Coincido con el artículo 100%. El problema con el término ‘análisis’, es que es muy complicado hacer un análisis completo de un videojuego. ¿Cómo vas a analizar por completo un proyecto en el que muchas personas han invertido meses o años para completar y la mayor parte de lo que hacen no la entiende el 99% de la gente? Los análisis, si se les puede llamar así, en el mejor de los casos se quedan en algo muy muy superficial. Los analistas no están preparados ni mucho menos para hacer un análisis, ni siquiera gente que ha participado en el propio proyecto podría hacerlo.

    Por ejemplo, este es el párrafo resumen del análisis en MeriStation sobre los gráficos de Deus-Ex Human Revolution Director’s Cut:
    “El original destacaba por su gran trabjo artístico, pero no por el técnico, en el que se le veían algunas costuras. Los personajes siguen siendo tan poco expresivos como de costumbre, con animaciones reiterativas y poco creíbles. Detalles como el pelo y ciertos elementos de los personajes tamién se muestran algo pobres.”

    Un análisis sobre los gráficos de este juego es esto: http://www.adriancourreges.com/blog/2015/03/10/deus-ex-human-revolution-graphics-study/

    Ese análisis no lo puede hacer cualquiera. Y también se queda corto, porque ahí no se analiza ni el estilo artístico, ni el modelado, ni las animaciones, etc. que no son el área de experiencia del autor.

    Si queremos incluir además jugabilidad, y sonido (como hace MeriStation), una sola persona jugando un poco a un juego no puede hacer un análisis decente, ni objetivo, ni subjetivo ni nada. Quizá un equipo formado por gente con amplia experiencia en distintas áreas del desarrollo podría completar un análisis de verdad de un juego. No sé si hay algún medio que haga esto, pero, desde luego, sería muy interesante.

  • Pingback: El cronista: la crítica del videojuego. - Presura()