01 de marzo, 2013
Bombermine
Bombermine

Creo que no se reinvindica a Bomberman tanto como se debería. Este clásico arcade, imprescindible en la infancia de muchos de los que ya llevamos unos añitos en esto de aporrear botones, es un ejemplo de jugabilidad pura, desnuda y adictiva, carente de cualquier argumento que empañe la diversión de colocar bombas por doquier, destruir muros y arrasar con monstruos extraños.

Bomberman (1983) ha tenido unos cuantos flirteos raros con el mundo de los juegos del karting y hay por ahí un Bomberman para Xbox 360 de estética adulta que bien parece un Iron Man venido a menos. Pesadillas aparte, donde realmente florece la diversión de esta gran obra de Hudson Soft es en el modo multijugador. Entonces, ¿qué puede ser mejor que jugar con mil personas a la vez?

Bombermine es la respuesta a vuestras plegarias. Un MMO al que podéis acceder en cualquier momento desde vuestro navegador y gratis. Ah, y no hay artimañas de ningún tipo: no tenemos que registrarnos en ningún foro, ni darnos de alta en una red social nueva, ni firmar con sangre un documento extendido por un señor con perilla, cuernos y olor a azufre.

Cada partida dura 20 minutos, tiempo más que suficiente para reventar a docenas de enemigos y morir otras tantas veces. Pero que no cunda el pánico, el respawn es inmediato y la acción nunca pierde el ritmo. El caos multijuador en su vertiente más loca: la mayoría de las veces moriremos desintegrados por nuestras propias bombas en medio de una carrera absurda para alcanzar algún item o para acorralar a otro juador. Existen múltiples power-ups que van desde los poderes clásicos (aumento de velocidad, número de bombas, incremento de la potencia, detonación a distancia…) hasta otros más extravagantes e imaginativos como la invisibilidad temporal, la regeneración de bloques, la capacidad para empujar bombas o los items que cambian los avatares de todos los personajes. Porque sí, hay power-ups que convierten a los avatares de los jugadores en Pokémon o en Nyan Cat, entre otros muchos personajes así de random. Ah, y cuidado con los Pac-Man asesinos que devoran hasta el escenario.

Bombermine apenas lleva dos días en la red y todavía se encuentra en su fase beta. Hemos encontrado algunos problemillas en la fluidez del juego pero no sabemos si se debe a que el programa necesita algunos ajustes o fue culpa el lag. Dadle un tiento y decidnos qué os parece esta iteración masiva de este pequeño terrorista colorido.

No hay comentarios