13 de junio, 2015
Diario del desarrollador CXII – Me piro, tíos
Diario del desarrollador CXII – Me piro, tíos

Mira, no nos engañemos, todo estáis con las rebajas de Steam como locos. Escribo esto el mismo jueves que acaban de salir y no puedo ni logearme en la web. Me da el error 503. El error de «estamos tan petados de gente que parecemos sardinas en una lata, cuando vaya saliendo peña, podrás entrar tú». También se le conoce como la última vez que estuve en la Retromadrid pasó lo mismo. Diferentes nombres, mismo problema. Pero yo os vengo a hablar de juegos que saldrán en un tiempo o juegos gratuitos que ya están aquí o juegos por los que pagaréis en el Kickstarter como unos condenados. Que, además, ahora está en España. Mientras, yo ando ultimando detalles para mi huida a Ferrol durante un par de semanas y empapándome de todo lo que veo en el Atlantida Film Fest (aquí un link con un poquito de spam, no se lo digáis a nadie).

Florence + Brutal Doom

Creo que alguien en esta santa casa, y no quiero señalar, tiene un par de problemas con esta adaptación del DOOM original. Con más sangre, más gore, más cosas de esas que os daréis cuenta al ver el vídeo y no se me da bien describir porque yo no he jugado al DOOM así que no tengo muy claro qué han cambiado. Lo que sí os puedo decir es que he visto el trailer con Shake It Out de Florence + The Machine de fondo, porque con motivo de su último disco estoy dándole mil vueltas a la cantante pop que no nos merecemos, pero necesitamos. Así que… ¡Brutal Doom! Y eso.

Brutal Doom

What the pug?

Un juego de ir a una cita a ciegas y que tu pareja resulte ser un perrete, un pug de estos (¿tiene traducción al castellano?), con menos ganas que nada de estar allí. El perro preferiría estar en un entierro a estar contigo sentados en esa mesa. Tú tienes un tiempo para interactuar con el animal, intentar conquistarlo o hablar de cosas banales. La verdad es que después de jugarlo un rato muy largo, aun no tengo nada claro si es posible arrebatarle el corazón al chucho. De momento, sé que le molaría montar una banda de jazz conmigo y que todos los nombres que he escogido le han parecido ridículos. Así es el cánido, que no hay por donde meterle la cuchara.

Hot Date

Quema personas

Una muy buena noticia. Una gran noticia. Una noticia excepcional. Así es como se rellena un trabajo cuando te piden un mínimo de palabras. La noticia no es esa, sin embargo. Es esta. La que viene a continuación. Solo estoy creando tensión. Tensión buena. Tomorrow Corporation, los creadores de World of Goo y, por encima de todo, Little Inferno, ese juego que nos dejó a todos perplejos, patidifusos, un juego visionario, adelantándose cinco años a lo que ahora es nuestro presente, tiene nuevo juego. Se llama Human Resources Machine y dicen que va sobre programar. Lo dudo mucho.

Human Resource Machine

El malote ha vuelto

Es muy curioso que Shadow Warrior sea un juego tan bueno que ha sido fuertemente ignorado. Uno de esos shooters que son shooters puros (ay, no, esto no) y no se andan con tonterías. Además, katanas. Es distinto a los mejores shooters de su generación: Vanquish y Bulletstorm. Pero lo cierto es que estos shooters también son distintos entre ellos. Ahí está la gracia. Shadow Warrior puede que no esté a su nivel, pero la secuela promete cosas muy golosas. Como un cooperativo para cuatro jugadores y mapas procedimentales para partirse la cara contra demonios y los bichitos que se crucen por nuestro camino.

Shadow Warrior 2

Los sesenta fueron la risa

Vale, aquí ha pasado una cosa muy curiosa. He visto un trailer entero, un trailer largo, además, del tirón. He quitado la música, me he sentado (ya estaba sentado, pero es una forma de hablar) y lo he visto. Más que un trailer es una presentación, el vídeo introductorio del Kickstarter en cuestión. Una distopia en la Inglaterra de los sesenta donde los alemanes, supongo que los nazis, han ganado y todo el mundo da bastante miedo. Parece ser un juego de sigilo e infiltración en el que tendrás que esconderte a plena vista de todo el mundo y hacer como que estás encantado de vivir. Vamos, pura pose. Lo mejor de todo es que por fin alguien se ha tomado las molestias de hacer un vídeo entretenido, interesante y acorde con lo que están mostrando. Así sí, crowdfundineros, así sí.

We Happy Few

Acerca de Diego Freire


Pequeño burgués posmoderno, cuyos placeres poco culpables son las películas de hostias con machos alfa, las novelas pulp con mujeres ligeras de ropa y quedarse en casa mientras la gente va a conciertos. Podéis leer más desvaríos del muchacho en su portfolio.

No hay comentarios