07 de marzo, 2013
RetroMadrid 2013: Sálvese quien pueda
RetroMadrid 2013: Sálvese quien pueda

El reconocido mayor festival español de la informática clásica y el videojuego viejuno se prepara para una nueva y emocionante edición, y nos abre sus pixelados brazos en pos de que compartamos el amor por lo retro, las cintas de casette y casi cualquier otro artilugio con pantalla no táctil. Ah. El 8 de marzo es la fecha que deberían tener marcada y repasada hasta la catarsis en el calendario, máxime cuando muchos de nosotros, vuestros amigos y vecinos de indie-o-rama, estaremos allí para… para hacer cosas. Y darlo todo.

A título personal no me suben los colores celebrando lo mucho, lo muy duramente que quería asistir a una RetroMadrid. El drama del sureño empieza en el PER y acaba en las larga distancia que nos separa de la capital, aunque bien es cierto que compensa con creces por lo de playa. En cualquier caso, como amante del videojuego vintage me alboroza enormemente poder asistir a esta edición de nuevo organizada por la Asociación de Usuarios de Informática Clásica (AUIC), y aún más añadiendo que otros muchos damas y caballeros de esos que se atreven a firmar en indie-o-rama también harán lo propio. No solo eso, vamos con un brutal torneo debajo del brazo. Por todos es conocido nuestra admiración y pasión desmedida por el ilustre Locomalito, al que también tendremos el placer de ver en el evento, y nuestra forma de expresarla ha sido a través de la colaboración en el citado torneo. El premio, esta preciosidad. ESTO.

Recreativa

Recreativa

Prácticamente se me hace imposible destacar alguno entre las decenas de espectaculares eventos y buenos amigos que se darán cita en el espacio cultural Matadero (en la plaza de Legazpi), por lo que os invito a echarle una buena visual al horario oficial. Si aún así andan por allí y no se quieren pasar después de verlo, ya es un problema. Severo.

Acerca de Eduardo Garabito


Artesano del desvarío en cualquiera de sus formas. ¡Síguelo en Twitter para ganar estupendos premios! ¡O igual no!

6 comentarios