02 de enero, 2013
5×5 — Juegos con estéticas diferentes
5×5 — Juegos con estéticas diferentes

Aquí en indie-o-rama todavía nos estamos tirando de los pelos para intentar discernir en qué consiste esto del término indie. Sea como fuere, y pese a lo esquivo de la definición, parece que sí hay una cualidad que está ligada de manera inevitable: la experimentación. El hecho de no estar sujeto a una figura de autoridad, el malvado publisher, siempre será un aliciente a la hora de atreverse con nuevas propuestas, eso está claro.

En este combo os traemos algunas muestras de ello: juegos de mayor o menor envergadura, más o menos conocidos, pero que comparten una misma voluntad, la de explorar estéticas diferentes que nos hagan enarcar una ceja con sorpresa, incredulidad… o desconcierto. Naturalmente, esperamos vuestras opiniones y aportes al final de esta humilde lista.

The Dream Machine – Cochroach Inc (2012)

Lo primero que podemos pensar al ver este juego para PC es que el título ha errado. Más que una máquina de sueños, parece de pesadillas. Y es que el aspecto de los personajes resulta, cuanto menos, perturbador, tal como esas extrañas historias que nuestra mente pergeña a veces, amparada en la coraza de la noche. En todo caso, está claro que esta sensación de incomodidad es algo deliberado. ¿Qué podríamos esperar de la opera prima de un estudio que lleva por nombre Cochroach («cucaracha»)?

The Dream Machine es una aventura gráfica dividida en cinco capítulos, que sigue una mecánica clásica drag-and-drop para presentarnos las tribulaciones de una joven pareja de recién casados, Victor y Alicia, comenzando por el momento en que se mudan a una casa un tanto especial. Como especial es, sin duda, la elaboración del juego: se han utilizado técnicas de animación con plastilina y láminas dibujadas a mano. Una mezcla de lo tradicional y lo novedoso; de South Park y Aardman, tal vez. En todo caso, una de las propuestas más curiosas que hemos podido ver en este 2012.

Will you ever return? 1 y 2 – Jack King Spooner (2012)

Si el David Lynch de Cabeza borradora (1977) y el Terry Gilliam de Miedo y asco en Las Vegas (1998) se unieran para hacer un videojuego, posiblemente parirían algo muy similar a estos títulos creados por Jack King Spooner, que pueden descargarse como freeware en la página Gamejolt. Dos aventuras gráficas que nos narran el particular descenso a los infiernos de sus protagonistas y su posterior cruzada para regresar a la superficie.

Las historias, conectadas entre sí, no son sino una excusa para que nos demos un garbeo por universos surrealistas y enfermizos, plagados de referentes mitológicos y símbolos de nuestra cultura popular entremezclados hasta el paroxismo. La desazón que nos produce el aspecto gráfico, donde se mezclan prácticamente todos los estilos que podáis imaginar (fotografías, dibujos hechos a mano alzada, recortes de papel…), se ve complementada con una música siniestra, perturbadora, donde los gritos o los ruidos sobrevienen de repente encogiendo el corazón (o lo que a cada uno se le encoja). No os recomiendo jugar antes de dormir, o en un día de tormenta. O sí, en caso de que queráis probar vuestra entereza.

The Linear RPG – Sophie Houlden (2012)

The Linear RPG

Ahora vamos con algo mucho más agradable y ligero, sin duda. The Linear RPG, otro juego gratuito que podemos disfrutar en Gamejolt, surgido de la imaginación de Sophie Houlden, nos plantea una curiosa deconstrucción de lo que entendemos habitualmente por un RPG. El escenario del fondo nos muestra la historia, a modo de un guión desarrollado en actos, mientras que nuestro personaje, apenas un monigote, avanza por las «páginas» siguiendo una línea recta, yendo de un punto a otro y encontrándose con enemigos igual de esquemáticos. Lo curioso es que conforme se avanza se va perdiendo vida; el objetivo es ser capaz de llegar lo más lejos posible sin que nuestra barra descienda por completo. En su sencillez advertimos, no obstante, una sutil parodia, una crítica hacia los juegos pasilleros de los que tanto han renegado en los últimos tiempos los aficionados del género.

Hellas – Ninjadodo (2012)

Este juego, que descubrimos a través de Tigsource, es, en su mecánica, un plataformas al uso, con sus toques clásicos (versus en pantalla partida, por ejemplo) que harán las delicias de los más veteranos y de los que busquen un juego sin complejidad. Pero es su estilo gráfico el que nos hace quitarnos el sombrero por su ingenio. Tal como deja entrever el título, la ambientación nos llevará a la Antigua Grecia… concretamente, a recorrer con nuestro guerrero heleno la superficie de una vasija de dicha época, enfrentando mil y un enemigos. Tal como suena.

En el vídeo de presentación se advierte cómo el escenario recrea a la perfección elementos bien conocidos para todos nosotros, seamos o no especialistas en arte clásico: las figuras pintadas, las cenefas que enmarcan la pantalla, y lo que resalta sin duda la sensación de estar recorriendo una pieza de cerámica, las fisuras e imperfecciones que normalmente se observan en ellas. Una virguería visual que resulta muy agradable de ver, y por supuesto de tremenda originalidad. Si además, queréis jugarla, tenéis disponible una demo.

Fish Listening to radio – PopCannibal (2010)

Terminamos con un juego multijugador que tenemos disponible tanto a través de Kongregate, en forma gratuita, como en Xbox Live por unos módicos ochenta puntos de nada. Ya sólo el título hace que tengamos que detenernos unos instantes en él. ¿Un pez escuchando una radio? ¿En serio?

Pues sí, totalmente en serio. No es una metáfora de la que tengamos que extraer algún ignoto significado. Nuestro personaje es básicamente eso, un pez que escucha una radio bajo el mar. Y su día a día, al parecer, consiste en comer los sabrosos cebos que misteriosos e invisibles pescadores dejan caer a su alrededor, y cooperar con los peces vecinos para impedir que se lleven su radio, privándoles de su maravilloso hilo musical de ukelele (con el que también nos podremos deleitar, por supuesto, mientras jugamos).

Un breve vistazo al juego bastará para que os quede claro por qué está incluido en esta lista. El estilo gráfico simula los dibujos de un niño; los peces están recreados igual que cualquiera de nosotros los ha dibujado en su infancia (…o quizás también ahora, no hay que avergonzarse si nuestra pericia para el arte deja que desear). Las puntuaciones y los textos están escritos a mano; incluso el coloreado (opción a la que accedemos conforme ganamos puntos) se asemeja al que se lleva a cabo con lápices o rotuladores. Una propuesta visual muy divertida y simpática, que nos hará aflorar una merecida sonrisa y nos transportará, tal vez, a aquellos días despreocupados de pupitres y gomas de borrar.

Acerca de Scullywen


Una especie de bundle friki con patas: videojuegos, rol, juegos de mesa con muchas piececitas de colores, ciencia ficción y fantasía a tutiplén, cómics, series de esas que no tienen audiencia y pueblan los sueños húmedos de Joss Whedon... También escribo cosas, y a veces lo hago con las manos. Y con un gato encima del teclado.

2 comentarios