02 de agosto, 2014
Verano Magenta
Verano Magenta

Ah, que llegó el verano otra vez. España puede gustar más o menos, pero es innegable que tiene un carácter muy marcado, ¿no les parece? Con sus rasgos positivos o no tanto, a veces un poco de todo a la vez. Uno de esos rasgos es nuestra despreocupación y parsimonia vital, un modo de vida que se pone evidencia en el mágico mes de agosto. Cualquiera que haya puesto un pie —sí, SÓLO UNO— en estas tierras por el mes de agosto saben que el país se paraliza. ¿Están ya terminando de planificar sus vacaciones? ¿Tienen la playa a dos pasos, o se pillan un vuelo para la otra punta del mundo? ¿Son más de acumular restos de patatas fritas en la panza, sentados frente a la tele? No hay problema, esperamos que disfruten su actividad favorita. Sea como fuere, desde esta que es su casa les animamos a hacer planes, porque lo que viene siendo nosotros echamos la persiana hasta el nuevo curso.

Lo hacemos porque nos viene bien un descansito —como a todos—, pero también porque necesitamos un poco de tiempo libre para seguir preparando algunos de los cambios que progresivamente se irán haciendo en indie-O-rama. Como buen hatajo de traseros y mentes inquietas, bajo nuestro metafórico techo —no hay cuatro paredes que puedan contener lo que aquí se hace— ya se están discutiendo ideas, cambios y pulidos que requieren algo más de tiempo que el que se emplea en idearlos. Y lo hacemos con toda la alegría y el orgullo del mundo, pues cerramos este mes de Julio con nuestro récord absoluto de visitas, a contar desde que el magazine que no es magazine arrancara en Diciembre de 2012. Gracias a su confianza en nosotros y en este modelo tan particular que gastamos seguimos ahí creciendo, sin presiones ni ambiciones más allá de premiar a los desarrolladores en agradecimiento a lo mucho que ellos nos están dando. Una labor especialmente importante en un momento en que la visibilidad es la máxima preocupación de los artesanos del videjuego; y pese a eso, corren buenos tiempos para lo indie. Sea lo que sea.

Si nos echan de menos, siempre pueden tirar de archivo, pues a buen seguro se han dejado algo de interés. Por ejemplo, pongamos que las calores invitan a partidas cortas e intensas… ahí están los snacks (si les cae alguno en la tripa siempre es mejor sacudirlo antes de que venga el gato y la cosa pase a mayores). Si lo que quieren es pasar todo el día sin mover un dedo, tan sólo escuchar sonidos —posiblemente musicales— en la noche desde otro mundos o planos de existencia (Commonplace book, Lovecraft, 1919–1935), denle al jukebox. Que quieren conocer a algún dev, pues vengan esas entrevistas (cada vez más, phew). Y así, con todas y cada una de las secciones que ven en la barra de arriba. Esto del internet es un invento. ¿Y por aquí, qué vamos a hacer? Seguramente unos seguirán jugando con sus hijas, otros continuarán reventando las ondas con su flow, y los demás nos remojaremos los pies (o lo que tercie) sin demasiadas preocupaciones. Y trabajaremos, eso seguro. Fíjense que alguno que otro incluso espera vástagos para los próximos meses, ahí es nada. En cualquiera de los casos vamos a pasarlo bien. Esperamos que hagan lo mismo, y si por alguna razón nos echan de menos más de la cuenta siempre podrán encontrarnos en las redes. También pueden confiar en la buena gente de Deus Ex Machina, Nivel Oculto, Rock Paper Shotgun o The Warp Door (entre otros) para tener esa saludable dosis diaria de novedades independientes. No se preocupen, no somos celosos. Un fuerte abrazo de parte de un servidor y del equipo de indie-o-rama, nos vemos en Septiembre.

Acerca de Eduardo Garabito


Artesano del desvarío en cualquiera de sus formas. ¡Síguelo en Twitter para ganar estupendos premios! ¡O igual no!

3 comentarios