30 de julio, 2016
Diario del desarrollador Whatever – Gracias por venir
Diario del desarrollador Whatever – Gracias por venir

Nosotros, como los buenos programas de televisión y los malos blockbusters, no estaremos este verano. Aunque de verano ya llevamos un buen trecho, lo puedo notar en mi casa entre las 5 y las 8 de la tarde, cuando el sol golpea de forma inclemente por mi ventana y provoca que mi habitación se ponga a 40 y pico grados. En ese momento, me retiro hasta el salón y pongo el aire acondicionado mientras hago cualquier cosa que no implique llevar ropa. Así que este no es un adiós, sino un hasta septiembre, que agosto es muy cansado.

Veranito

Me descubren en Nivel Oculto Solo, el nuevo juego de Team Gotham. Está en una fase bastante temprana, pero no puedo evitar oír las olas y respirar el mar. ¿Alguien ha dicho Wind Waker, el mejor Zelda de la historia de los Zeldas, de las aventuras marítimas y de las aventuras en general? Es muy curioso porque lo primero que pensé, antes que Zelda, fue en Deconstructeam, que están mostrando cositas de un algo, yo lo he dado en llamar Porco Rosso 2: Valencian Adventure, que aun no sabemos qué es. Pero, mira, si la nueva hornada de juegos van a ser coloridos, salobres y te dejarán ese regusto a humedad en la piel, yo lo acojo con brazos abiertos. Algo así necesito en este vasto secarral que es Madrid.

Página oficial de Team Gotham

solo

Y ahora: el medievo

 

Esto no lo tenía pensado de antemano, pero no abandonamos Valencia. Aunque temporalmente nos vamos a un tiempo donde las hachas eran el intercambio habitual entre distintas culturas. Pero tú serás el dueño de un pequeño pueblo que tiene que sobrevivir a, bueno, el medievo en todo su esplendor. Ir con tu barquito hasta nuevas tierras, pasar por el cuchillo a cuanto villano te encuentres, negociar, mercadear, labrar y construir un bello asentamiento donde vivir los 30 años de esperanza de vida que se solía tener por aquel entonces. Es un buen plan. El juego se encuentra en Early Access y lo puedes comprar YA MISMO.

The Great Whale Road

Greek mob

Ellos inventaron la democracia, así que no encuentro motivo por el cual refutar la idea de que también inventaron las masas enfurecidas. Un poco de eso va OKHLOS, creo que se escribe en mayúsculas, como DOOM. No sé si está a medio camino entre Pikmin y Wonderfull 101, pero sin duda ir por ahí con gente en toga destrozando monstruos y dioses mitológicos suena la mar de bien. Además, me parece todo muy bonito, muy fluido. No sé qué más decir… A ver… ¡Ah, sí! Sale el 18 de agosto y los desarrolladores están preguntando cuánto descuento meter al juego de salida. Devolver Digital anda por ahí metido también. ¡A destrozar el puto ágora!

OKHLOS

La miseria

Vale, el concepto es maravilloso, lo mires como lo mires: un relato victoriano sobre el sufrimiento autoimpuesto de una familia. Es decir, ¿si vives en una época de desdichas pero eres feliz, qué sentido tiene? O, en palabras del propio Tolstoi, «todas las familias felices se parecen entre sí; las infelices son desgraciadas en su propia manera». Creo que me merezco un logro por haber metido a Tolstoi el último día. En fin, un juego de cartas llevado a lo digital sobre arruinar a tu familia en la más grande de las miserias. Cuánto más sufran, mejor. Es perfecto, es maravilloso y necesita tu dinero.

Gloom: Digital – Kickstarter

Venga, chao

Irse con un Diario del desarrollador, como aquel que se va a la tumba con un paquete de tabaco, es la forma más apropiada de irse para un año plagado de Diarios del desarrollador. Bueno, en realidad ha habido menos de los que debería, pero en comparación con todos los textos que no eran Diarios del desarrollador, esto parece estar infestado. En realidad, la plaga somos nosotros. Muy fácilmente podríamos habernos abandonado a la desdicha, la desgana, la apatía y olvidarnos de nuestras labores. Que el Diario del desarrollador llegase cuando tenía que llegar, incluso cuando no llegaba, es una muestra de que esto no se ha acabado y difícilmente se acabará. Recientemente me echaban en cara (¿o nos lo echaban?) la poca presencia femenina en la web (¡Hola, Mariela!), al quejarme yo de la poca presencia femenina en el Gamelab. Bien, es cierto. Más cierto es que aquí nadie cobra un solo penique, aunque sería muy tonto cobrar peniques, y llevamos siendo los mismos desde tiempos inmemoriales, que para mi son entre tres y cuatro años. Así que no, no hay más mujeres, porque ¿con qué cara podemos nosotros pedirle a nadie que colabore gratis? Sabemos, mejor que nadie, el esfuerzo que supone mantener esta web. Y nos duele, evidentemente, más que a nadie verla en su estado habitual. Pero mucho más nos molestaría perseguir a gente por redes sociales para que nos hagan el trabajo. Si queréis colaborar estamos encantados, pero si tienes la oportunidad de emplear ese esfuerzo en algo remunerado, ¿para qué te vas a molestar en nosotros?

Así que nosotros vamos a seguir, solo por la satisfacción de seguir. Nos vemos en septiembre.

Indieorama

Acerca de Diego Freire


Pequeño burgués posmoderno, cuyos placeres poco culpables son las películas de hostias con machos alfa, las novelas pulp con mujeres ligeras de ropa y quedarse en casa mientras la gente va a conciertos. Podéis leer más desvaríos del muchacho en su portfolio.

No hay comentarios